Mermas y desperdicios en los talleres gráficos

Merma es todo residuo que se genera durante el proceso productivo y que es posible planificar o predecir. Se incluye en el presupuesto, es parte de la rutina de producción, puede ser medible y, por lo tanto, controlable.

Desperdicio son las pérdidas representadas en materias primas, recursos y tiempo. Es impredecible y su costo es absorbido necesariamente por la empresa, por lo tanto debe eliminarse al máximo posible.

Los residuos no deben evaluarse simplemente por el costo sustrato (papel, cartulina, cartón, couche, etc.), sino que se debe considerar que esa "hoja de papel" no llegará al cliente como producto final (sea merma o desperdicio).

Lo anterior significa que estamos perdiendo costos añadidos de producción y tiempo, además de estar bajando sensiblemente la productividad (capacidad de producción) de nuestra empresa.

Los estándares de desperdicio se sitúan entre 5 y 10%. Los estándares de merma se consideran entre 2 a 5%. Podemos estar próximos al 7 ó 15% total por errores humanos. Ahí­ se encuentra la diferencia.

Consideraciones:

¿Por que será que nunca hay tiempo para hacer las cosas bien, pero siempre hay dinero para hacerlas de nuevo cuando salen mal? Expertos en certificación de calidad ISO9000 estiman que el 70% de los problemas relacionados con las artes gráficas se originan en la etapa de planeación. Veamos:

Considerando que un taller debe alcanzar su producción ideal al cien por ciento trabajando en forma coordinada y eficiente, se tiene como referencia que de su capacidad real instalada: 1 de cada 25 talleres está al 85%; 8 de cada 25 está al 70%; 11 de cada 25 está al 55% y 5 de cada 25 está al 35% . Esto es tomando en cuenta la capacidad de producir lo que se comprende como venta programada por mes.

Las causas más frecuentes del bajo rendimiento de un taller son: falta de comunicación, fallas de planeación, ceguera del taller, ausencia de coordinación, actuación sin prevención y presión sobre la producción. Es de suma importancia que todas las personas involucradas en la producción gráfica conozcan perfectamente el proceso de planeación que inicia con el pedido, continúa con la captura de la imagen, el diseño, la planeación y diagramación, la pre-prensa, la predicción, la impresión, el acabado y finaliza con la entrega.

Un sistema de medición debe clasificar la causa y el efecto, que en el caso del proceso de impresión son: mal manejo de papel, almacenaje inadecuado, deficiencia de calidad, error de cantidad, merma obligada de corte, deficiencia de corte, hojas para registrar y tiro, piezas sobrantes, defectos de impresión, manejos de acabados y reposición de impresos. Se requiere especificar un código o una clave para poderlos cuantificar y se tendrán que reportar las causas que originaron la falla: papel de mala calidad; papel mal cortado; problemas de ajuste; deficiencia en tintas, placas, mantillas, solución, equipo y otros; cambios a medio tiro; salida de máquina por falta de insumos y entrada a máquina sin autorización.

Creación de Estándares y Procedimientos

En primer lugar, se debe evaluar y clasificar a los proveedores según su desempeño, calidad, servicio, costos y compromiso. No es recomendable seleccionarlos sólo de acuerdo a sus precios. Debe contarse con proveedores alternos que sean confiables. Para la recepción de materias primas es recomendable que haga su propia lista de chequeo, verifique su orden de compra, revise el tamaño, caracterí­sticas, presentación, empaque, marca, dimensiones, peso, lote, caducidad, fecha de fabricación, clave, cantidad, volumen, deterioro del empaque, tiempo y oportunidad de entrega.

Se recomienda que una vez revisados los materiales, procurar mantenerlos en buen resguardo en un lugar limpio, seco, ordenado y clasificarlos para su fácil identificación. No olvide que la temperatura, humedad, luz y otros factores afectan severamente la materia prima. Recuerde llevar un inventario con registros correctos y periódicos sobre entradas, existencias y salidas.

En el almacenaje de placas, se recomienda mantener los "paquetes cerrados", porque generalmente son sensibles a la luz y al calor. Las placas de reproceso deben quedar en sobres, engomadas, identificadas e incluso guardar con ellas una impresión del último tiro. Generalmente se recomienda "colgarlas" para su almacenamiento.

En el almacenaje de pelí­culas, es importante tomar en cuenta que son sumamente sensibles a la luz, por lo que no deben abrirse o sacarse de su empaque hasta no estar en la sala de pre-prensa, bajo condiciones de seguridad.

Para mantener correctamente almacenadas las tintas, se recomienda conservar las latas de tinta (nuevas y usadas) perfectamente cerradas. Sin han sido usadas parcialmente, agregue antioxidante. Las tintas sobrantes deposí­telas en recipientes de plástico transparente; especifique fecha, trabajo, cliente y orden de producción referentes al último trabajo para que se utilizaron. Si los sobrantes son considerables, júntelos en cubetas por colores tanto claros como oscuros. Bien vale la pena adiestrar al igualador.

Calidad y Rentabilidad

Calidad es entregar al cliente un producto que satisfaga plenamente sus necesidades o requerimientos, a tiempo, bien presentado, donde lo requiere y con las caracterí­sticas pactadas, acordadas o contratadas. Establecer los criterios y parámetros de calidad en su empresa es básico para determinar qué es bueno y qué es malo.

La metodologí­a del trabajo, no ofrece resultados inmediatos, pero sí­ garantiza beneficios claros; identificar fallas y costos, medir la productividad y obtener información precisa y especí­fica. Hacer una radiografí­a clara y ní­tida sobre las causas originales de los errores para tomar el riesgo del cambio, nos dará resultados impresionantes antes de doce meses.

Para tal efecto, la empresa debe decidirse a mejorar de manera firme y determinante, y poner en tela de juicio los viejos proce dimientos, los hábitos ineficientes y estilos improductivos, así­ como crear su propia metodologí­a.

El camino que conduce a la alta rentabilidad, está determinada por la reducción de costos de producción, el mejoramiento continuo de la calidad, la moderación de mermas y una drástica reducción de los desperdicios.

La clave para obtener un buen producto es dedicarle más tiempo a la planeación basada en una comunicación efectiva. Una eficiente planeación soluciona los problemas antes que cuesten dinero.

Si fuéramos capaces de producir con calidad desde el principio hasta el final, no habrí­a necesidad de recolectar datos estadí­sticos para cuantificar las pérdidas.

Fuente: Artes Gráficas Comunigraf
www.comunigraf.com.mx

Te gustó este artículo?

Dr. Juan F. Aranguren 344
Ciudad de Buenos Aires, Buenos Aires
C405CRH Argentina +5411 4983-4576
http://oficiografico.com/imagenes/logo-oficio-grafico-color.svg http://oficiografico.com/imagenes/logo-oficio-grafico-color.svg n/a ARS Revista Oficio Grafico, Copymax S.A. oficiografico@yahoo.com.ar Juan Angel Sagrera Copymax S.A.