El repintado en el offset

Los impresores de Tipografí­a lidiaban con el repintado de manera cotidiana, pues debido a que las tintas tipográficas secan por oxidación (al contacto con el aire), no podí­an apilar el impreso de manera uniforme.

Debí­an apilar con pocos pliegos o utilizar racks (muebles con estantes) o estantes apilables para lograr que sus impresos quedaran limpios.

En el sistema Offset se ha presentado de forma continua el repintado. No hay impresor al que no se le haya presentado este problema y no hay cliente que no haya recibido un trabajo manchado.

En este artí­culo se mencionarán los aspectos y factores más importantes por los que se presenta el repintado, así­ como una serie de sugerencias que, si se toman en cuenta y se aplican, ayudarán a evitarlo. Sí­, a evitarlo, pues no puede resolverse.

La solución de mojado

Existen sólo dos sistemas de preparación de la solución: solución ácida y solución con alcohol.

La mayorí­a de las máquinas existentes en nuestro paí­s utilizan molletones (rodillos forrados con tela de algodón), sobre todo en máquinas pequeñas y hasta 4 cartas y, en menor proporción, las de sistema con alcohol (alcohol isopropí­lico).

La solución ácida, si se prepara con un valor pH inferior a 4.5 se mezclará con mayor facilidad con la tinta y nos obligará a utilizarla en mayor cantidad provocando un emulsionamiento (agua en tinta). Este emulsionamiento se identifica cuando la impresión se presenta baja en tono y la baterí­a de entintado se muestra con exceso de tinta. La tinta emulsionada retrasa su secado pues contiene mucha agua, resultado: repintado seguro.

En el caso del sistema con alcohol, si la solución se prepara con un porcentaje abajo del 10% nos obligará a utilizar más agua, provocando emulsión y, por consecuencia, repintado.

La forma de preparación deberá realizarse siempre bajo los mismos parámetros:

La solución de mojado preparada con solución ácida deberá estar con un valor pH entre 4.5 y 5.5. No escatimar en la compra de papel indicador pH o de un medidor de pH, nuestros proveedores de tinta lo pueden conseguir.

Se puede añadir 10 ml. de goma árabiga (de la que usamos para engomar las láminas) por cada 4 litros de solución, composición que mejora la eficacia de la solución.

La solución de mojado preparada con alcohol deberá estar con un valor de 10 a 15% de alcohol isopropí­lico. No deberá usarse ningún otro alcohol, pues no se consiguen los resultados esperados. Se sugiere verificar el pH de la solución y, en su caso, añadir solución ácida (nos será de gran ayuda). Debe vigilarse la correcta operación del sistema refrigerante a fin de mantener la dispersión constante. La limpieza del sistema de circulación es vital para lograr que las tintas "lleguen" a los tonos deseados. Y, por último, mantener constante el valor de conductividad.

Velocidad de impresión

La velocidad, tema tan discutido en diversas conferencias, y de las que la mayorí­a de los participantes están en desacuerdo.

La velocidad de impresión es un factor determinante en la elección de un equipo al momento de comprarlo. La mayorí­a de las personas encargadas de comprar equipo se maravillan al saber la velocidad a la que imprimen las máquinas modernas, y en su mente empiezan a imaginar los ingresos que ello redituará. Efectivamente, a mayor velocidad, mayor producción, mayores ingresos.

Aunque actualmente se fabrican tintas de secado rápido y papeles de mayor absorción, la velocidad de impresión de una máquina depende directamente de la pericia del operador, del papel que se imprime, de la tinta que se utiliza, y de las instalaciones donde se encuentra.

Así­ las perspectiva de mayores ingresos se ve truncada porque no se reúnen todas las condiciones anteriores. Es importante hacer notar que a mayor velocidad, menor es la cantidad de tinta que se transmite al pliego, de ahí­ que cuando las regulaciones de máquina se hacen a cierta velocidad, al incrementar ésta, el entintado es diferente. Lo que bien es cierto es que para evitar el repintado se debe verificar:

Baterí­a de entintado

A mayor número de rodillos, se deposita una capa uniforme y delgada de tinta. A menor capa de tinta depositada en el papel, menor tiempo de secado, no se presenta el repintado. De ahí­ que en máquinas chicas, por su poco número de rodillos, la capa de tinta llega más rápido a la lámina y en mayor cantidad, así­ el problema de repinte se acentúa más.

Se recomienda que el tiempo invertido en una buena regulación del tintero reditúa en tiempo ahorrado al estar en la tirada (cuando estamos imprimiendo). Independientemente del tipo de máquina, el tintero deberá regularse, al inicio, en la posición media de su giro, regulándose  las  llaves  o  tornillos  de   tal   manera   que transmitan una capa delgada y uniforme de tinta. De esta manera, si hay necesidad de bajar o subir la cantidad de tinta, lo podremos hacer sin ningún problema. La mayorí­a de los operadores no toma en cuenta esto y trabaja siempre en los números más bajos del giro el tintero.

Salida de la máquina

La salida es la parte de la máquina que inicia donde el último cuerpo impresor suelta la hoja y la deja en una mesa o la pasa a las pinzas de transporte.

Las máquinas que tienen una salida muy cerca del último cuerpo impresor otorgan poco tiempo de secado, pues los pliegos se apilan rápidamente. En cambio, las máquinas que tienen una salida con un mayor recorrido, otorgan mayor tiempo en el apilado. Debe considerarse que un sistema ventilador o soplador en la salida, ayuda sobremanera a que los pliegos reciban aire acelerando el secado de la tinta y dejan un "colchón" de aire entre pliego y pliego.

Actualmente, pueden adaptarse sistemas de secado con rayos infrarrojos o sistemas de aire caliente que se suministran para casi todas las máquinas, eso sí­, son caros, pero muy rentables.

Pila de salida

De acuerdo a la capacidad de la mesa que recibe los pliegos impresos, las máquinas se dividen en: pila baja y pila alta.

Normalmente las máquinas pequeñas y medianas son de pila baja y las grandes de pila alta. Este aspecto es otro criterio que se toma en cuenta al comprar una máquina, pues si la salida es de pila alta, los tiempos de parada se reducen y los tiempos de producción se incrementan.

Volviendo a nuestro problema, debe considerarse que la salida de pila alta es más susceptible de provocar el repintado pues el peso del papel mismo es suficiente para ocasionarlo. Aunque también las máquinas de salida de pila baja provocan que deba pararse la máquina y sacar la pila constantemente. Si la máquina no tiene suficientes mesas, los operadores moverán los pliegos para desocupar dichas mesas provocando, con este movimiento, el repintado.

Se sugiere comprar tarimas que ayuden a que apilemos pequeñas cantidades de pliegos (de 500 a 1000 dependiendo del trabajo, y tipo de papel), aún cuando estas separaciones nos hagan parar la máquina constantemente. En máquinas de salida de pila alta se ha diseñado un accesorio llamado NON STOP (no parada) que ayuda a evitar parar la máquina para realizar la separación de postetas (pequeñas cantidades de pliegos impresos). Si la máquina lo posee hay que usarlo.

Debemos señalar que en esta parte de la máquina (la salida) se han instalado dispositivos que ayudan a evitar el repinte, como son los polvos antirrepinte (o antimaculadores, que no son otra cosa que polvos que se adhieren a la tinta impresa y forman una capa

Te gustó este artículo?

Dr. Juan F. Aranguren 344
Ciudad de Buenos Aires, Buenos Aires
C405CRH Argentina +5411 4983-4576
http://oficiografico.com/imagenes/logo-oficio-grafico-color.svg http://oficiografico.com/imagenes/logo-oficio-grafico-color.svg n/a ARS Revista Oficio Grafico, Copymax S.A. oficiografico@yahoo.com.ar Juan Angel Sagrera Copymax S.A.