¿Qué pasó con la Tipografía?

La tipografía es el sistema de impresión más antiguo, nació a mediados del siglo XV (1450) con el invento de la imprenta a base de tipos (caracteres) móviles fundidos en metal o plomo (de ahí su nombre "tipo grafía"). Estos tipos eran un molde para cada letra y su invento se le atribuye a Johann Gutenberg

Durante quinientos años fue la única técnica de impresión para grandes tiros. A mediados del siglo XX (1950), y a pesar de su superioridad en cuanto a claridad de impresión y de densidad de tinta, la tipografía a través de cinco décadas fue cediendo poco a poco su predominio al sistema offset por ser un proceso mucho más rápido, más económico y de mucha mejor calidad.

En la actualidad, son muy raras las imprentas que utilizan aún el sistema de tipografía. Las que aún tienen máquinas o prensas para este sistema conocidas como chandler o tipográficas -algunos las usan para la impresión de formas sencillas que no requieren de mucha calidad, otros para folios, marginales o dobleces y la gran mayoría las usan para troquelar o suajar algunos impresos como las etiquetas, folders u otros que llevan una forma de contorno especial. Y Las máquinas de linotipo están prácticamente en desuso. Son pocas las personas o empresas que aún usan estas máquinas de linotipo.

Unas las tienen abandonadas dentro de los mismos talleres, otras afuera de los mismos y otras en museos.

Pero... ¿Cómo era el proceso de la Tipografía?

Originalmente las superficies o planchas de impresión tipográfica se construían ensamblando miles de tipos. Cada tipo era un bloque metálico de 2.5 cm de longitud, que llevaba en una de sus caras una letra o un símbolo o una combinación de ambas en relieve con el fin de crear páginas de texto. Los textos armados se combinaban con xilografías, grabados o clichés para obtener páginas compuestas con texto e ilustraciones.

Las planchas ya formadas y armadas, se colocaban y fijaban en la máquina de imprimir, en ésta, pasaba un rodillo entintado sobre la plancha que contenía los tipos, la máquina oprimía o prensaba la plancha contra el papel u otro tipo de soporte, produciendo una imagen legible.

A los formadores de los textos y planchas se les llamaban "cajistas" y a los impresores de este sistema se les conocía como tipógrafos.

Entre los finales del siglo XVIII y mediados siglo XIX, toda una serie de innovaciones tecnológicas vinieron a transformar la industria de la imprenta, entre ellas la forma de armar las planchas en relieve.

Estas innovaciones entre otras fueron el linotipo y las planchas de fotopolímero.

Las máquinas de linotipo, tenían un teclado parecido al de una máquina de escribir tradicional en el cual, el operador escribía un texto, y la máquina que tenía un sistema de fundición en caliente, las reproducía en barras o lingotes fundidos en un material parecido al estaño. Esto ayudó mucho a los formadores o cajistas a aligerar su trabajo, ya que en el linotipo se hacían bloques de textos ya formados con lo cual se evitaban estar acomodando letra por letra.

Las planchas de fotopolímero, eran (y son) un sistema que utiliza una sustancia plástica soluble que se endurece al quedar expuesta a la radiación ultravioleta. El resultado es una plancha completa en relieve que inmediatamente se puede montar en cualquier prensa tipográfica para imprimir de inmediato, evitando el paso del formado y armado de la plancha tradicional. Estas planchas aún se siguen utilizando en máquinas rotativas de alta velocidad para periódicos.

En principios de la década de 1970, las técnicas de edición sufrieron un cambio radical y las máquinas de composición de fundición como el linotipo fueron poco a poco sustituidas en gran medida por la tipografía automatizada. Lo mismo pasó con las máquinas tipográficas que poco a poco han sido suplidas por máquinas de impresión offset.

Las rotativas de alta velocidad y las planchas de fotopolímeros han hecho posible que la tipografía siga siendo competitiva en determinados sectores, como los periódicos, a pesar de que el offset es el líder indiscutible de los procesos de impresión.

Fuente: Artes Gráficas Comunigraf
www.comunigraf.com.mx

Te gustó este artículo?

Dr. Juan F. Aranguren 344
Ciudad de Buenos Aires, Buenos Aires
C405CRH Argentina +5411 4983-4576
http://oficiografico.com/imagenes/logo-oficio-grafico-color.svg http://oficiografico.com/imagenes/logo-oficio-grafico-color.svg n/a ARS Revista Oficio Grafico, Copymax S.A. oficiografico@yahoo.com.ar Juan Angel Sagrera Copymax S.A.